Lo más probable es que sí, sin embargo, el tipo de negocio, servicio o producto no importa, ya que adaptamos nuestras habilidades, investigación y proceso en torno a las necesidades y el tipo de negocio que el cliente necesita para resolver su problema.